Conductas repetitivas - ¿Qué son?

Leer este artículo en español

Skyler, de 14 meses, estaba sentada en el piso de la guardería de la sinagoga, un viernes a la tarde, mientras sus padres hablaban con la señora que estaba a cargo. Cuando ella advirtió que la niña se metía los dedos en los ojos, se inclinó hacia ella y dijo: "¡Oh! Debes estar cansada. Vayamos a un sitio tranquilo para que puedas dormir una siesta." pero Skyler no se presionaba los ojos porque tuviera sueño.

Las familias de algunos niños con discapacidad visual pueden advertir que sus hijos se comportan o actúan repetidamente de maneras que pueden confundir a los observadores con vista. Hay distintos términos para describir estas conductas: estereotipadas, manierismos, autoestimulantes y cieguismos. No importa cómo se las llame, lo que es importante es entender qué pasa y qué hacer en ese caso.

Estas conductas, que pueden variar de un niño a otro, incluyen:

  • Meterse los dedos en los ojos o presionarlos - Algunos niños discapacitados visuales se meten las manos o dedos en los ojos o se los presionan. Antes de tratar de cambiar tal conducta, hay que estar seguros de que no lo hace porque le duelen. Pregunta a tu especialista de atención ocular si hay una posible explicación médica.
  • Agitar las manos - Algunos niños agitan las manos cuando están excitados y dejan de hacerlo después de un rato cuando se calman. Esto puede suceder en forma repetida sin una razón aparente.
  • Mecerse - Pueden hacerlo de atrás hacia delante o de lado a lado ya sea sentados o de pie. Para algunos esta conducta se incrementa cuando están excitados.
  • Mirar la luz - La luz es muy estimulante para algunos niños. Disfrutan fijando la vista en una lámpara o en una ventana que recibe sol y también pueden hacer un movimiento rápido con los dedos frente a los ojos para que la luz tome distintos diseños.
  • Sacudir la cabeza - Un niño puede sacudir la cabeza de un lado al otro repetidamente aunque no esté diciendo "no". Algunos bebés son especialmente propensos a hacer esto cuando están en su cuna o acostados con la espalda en el suelo.

¿Por qué muestran estas conductas?

No hay ninguna teoría en la que todos estén de acuerdo con respecto a por qué algunos niños discapacitados visuales adoptan conductas estereotipadas, que también a veces se ven en niños con otras discapacidades. Una teoría es que pueden no estar recibiendo tantos estímulos del entorno como los niños que ven. Como no pueden ver todo lo que ve un niño con vista, buscan la estimulación en sí mismos. Otra teoría es que algunos niños discapacitados visuales no juegan con juguetes o socializan igual que los que tienen vista, de modo que las conductas que todos adoptan de vez en cuando se convierten más fácilmente en hábitos. Una vez que esto sucede, es difícil cambiar o redirigir el comportamiento y ayudarle al niño a aprender formas de expresar su excitación o aburrimiento que sean más aceptables desde el punto de vista social.

¿Qué puedes hacer para cambiar una conducta estereotipada?

La mayoría de las personas adoptan algunas conductas que son autoestimulantes y que pueden hacer sin pensarlo -sacudir las rodillas o hacer crujir los nudillos, o enroscar su pelo o apretar repetidamente el botón de una lapicera. La gente tiende a hacerlo cuando está aburrida, nerviosa o preocupada. Con frecuencia, no se dan cuenta de que están mostrando estas conductas y los demás, tampoco lo adviertan, porque caen dentro de una categoría "socialmente aceptable". Pero las conductas estereotipadas que adoptan algunos niños discapacitados visuales, no lo parecen tanto y mucha gente las puede considerar raras. Puede ser útil trabajar con tu hijo para reemplazarlas con otras que se consideren mejores desde un punto de vista social.

Los bebés necesitan actividad física placentera. Una manera de cambiar las conductas estereotipadas de tu bebé es ayudarle a encontrar estímulos de una forma aceptable. Por ejemplo, cuando le presentas una variedad de juguetes, proporciónale una razón para usar su cuerpo, particularmente las manos, a fin de que explore y juegue con estos nuevos objetos. Una vez que participe en una actividad estimulante, es menos probable que piense en meterse los dedos en los ojos o sacudir la cabeza. Redirigir la atención de tu bebé de una conducta estereotipada a una actividad diferente y placentera puede ayudarle a que pierda ese hábito. Los juguetes no son las únicas distracciones útiles -puedes cantar una canción junto con él, hacerle cosquillas o usar algún juego en el que se canta una rima simple acompañada de palmadas por parte de los dos que cantan en forma individual o entre ambos, según una secuencia fija.

Trata de no regañar a tu bebé si lo ves dedicado a una conducta autoestimulante. Puede aprender con rapidez que al hacerlo consigue tu atención, aunque sea de un modo negativo. En lugar de eso, redirige su conducta.

Recuerda prestarle atención a tu hijo y elogiarlo cuando, por ejemplo, no se está balanceando o metiéndose los dedos en los ojos mientras espera acariciar al pony en el zoológico de mascotas. Darle un gran abrazo y decirle que estás orgullosa por la forma en que espera su turno es una buena manera de reforzar esa conducta.

A medida que tu niño adquiera más conciencia de los otros chicos, hazle saber que la mayoría de ellos no tienen el hábito que estás tratando de que pierda. Comunícale de alguna manera que no lo haga enojar o sentirse avergonzado, cómo responden los demás a esta conducta. "Hay una niñita en la caja de arena que te mira asustada porque estás sacudiendo tus manos. Si las dejas quietas es posible que venga y juegue contigo." Puede ser difícil para los niños pequeños entender cómo los perciben los demás, de modo que tal vez tu hijo no esté listo para este tipo de retroalimentación.

Pide a los miembros de la familia y a los amigos que no alienten la conducta autoestimulante de tu hijo porque eso va a hacer que le resulte más difícil romper el hábito cuando crezca. Al mismo tiempo, deja claro que no quieres que lo reprendan ni se burlen de él por eso. Pueden ayudar a distraerlo de tales comportamientos si juegan con él o de alguna manera lo hacen participar en una actividad. Si están interesados en averiguar más sobre estas conductas, quizás convenga que les sugieras que echen un vistazo a FamilyConnect.

services icon Looking for Help?

book icon Featured Book

Vision and the BrainVision and the Brain

Vision and the Brain

Join Our Mission

Help us expand our resources for people with vision loss.