Perspectiva de los padres: Detenerse y respirar hondo

Leer este artículo en español

Los maestros y los doctores son expertos en sus respectivos campos. Tú eres experta en conocer a tu hijo. Recurre a ellos para que sumen sus conocimientos a los tuyos. La intervención temprana es útil y necesaria tanto para los padres como para el niño. Si eres como la mayoría de los papás cuando enfrentan el diagnóstico de su hijo ciego o deficiente visual y además posteriormente, quizás con deficiencias de desarrollo, puedes sentirte abrumada. Creo que es importante en este momento de tu adaptación, que te detengas y respires hondo.

Para y disfruta simplemente de tu hijo durante un período de tiempo: quizás una hora, o puede ser una semana, o tal vez un mes. Si fuere posible, haz una pausa en todas las citas que tengas y conoce de nuevo a tu hijo. Fíjate un programa. Levántate a la misma hora todos los días, alimenta a tu bebé regularmente todos los días, báñalo a la misma hora todos los días. Crear rutinas le permite comprender cómo funciona el día; aprende a predecir y esperar con interés ciertas horas, a sentirse cómodo y empieza a saber "qué viene a continuación". La rutina y la estructura son importantes para los niños que son ciegos o deficientes visuales. Les proporcionan seguridad y les ofrecen una sensación de control. Pero la rutina y la estructura no significan rigidez. Está bien escaparse de ellas, también.

Susan Singler
Madre de un hijo de 24 años con retinopatía del prematuro y discapacidades adicionales
Nashville, Tennessee

services icon Looking for Help?

book icon Featured Book

Vision and the BrainVision and the Brain

Vision and the Brain

Join Our Mission

Help us expand our resources for people with vision loss.